Gerardo Morales puso a Jujuy al borde del abismo con una brutal represión

Detenidos, heridos y persecuciones son el resultado de la brutal represión del gobierno jujeño contra su pueblo en las últimas horas.

La institucionalidad fue herida en 2015 cuando quien asumía los destinos de la provincia armó su poder incluyendo a la justicia para la práctica más dura del Lawfare en nuestro país. El encarcelamiento de Milagro Sala y la persecución a dirigentes sociales, políticos y sindicales fueron la antesala a esta bochornosa reforma constitucional que el gobernador radical, con la anuencia del PJ jujeño, lleva adelante.

Son más de 50 personas detenidas y otras decenas de heridos, uno de ellos de gravedad, el saldo que dejó la represión/cacería que llevó adelante Morales contra el pueblo jujeño.

Nelson Mamani es el herido de gravedad, como sucedió con Carlos Fuentealba le dispararon con un tubo de gas lacrimógeno, solo que a él en la cabeza. Entre las y los detenidos hay referentes de HIJOS y otros referentes de organismos de DD HH.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos señaló que “observa con preocupación las acciones que se llevan a cabo para disolver a las protestas en la provincia de Jujuy en Argentina, una de las provincias con mayor población indígena auto reconocida. La CIDH llama al Estado a respetar el derecho a la libertad de expresión, los estándares interamericanos del uso de la fuerza, y a llevar a cabo un proceso de diálogo efectivo, inclusivo e intercultural, en que se respete los derechos sindicales y de los pueblos originarios”.

La situación es compleja, no solo en el territorio provincial, sino en como decanta en el ámbito nacional en medio de una semana donde se buscará cerrar las listas para las elecciones de este año.

Morales muestra su peor cara y arrastra a parte de la UCR, como la de la ciudad de Quilmes que se animó adjetivar al oficialismo como “Kirchnerismo senderista”, a meterse en terrenos de clara derecha, buscando ser más halcones que palomas.

La CGT apoya el paro de la CGT jujeña y brindará una conferencia de prensa. La CTA y CETERA paran en todo el país. Y las organizaciones sociales en su conjunto preparan una nueva marcha.

La represión en Jujuy despierta el recuerdo del 2001, mucho más cuando Morales fue ministro de aquel estado que asesinó a treinta y ocho personas. Por la noche Jujuy vive, como se dice en los noticieros: “Una tensa calma”. La democracia que este 2023 cumple 40 años es atropellada en el norte argentino y se encienden alarmas y son preocupantes.

Declaraciones de Estella de Carlotto:

https://twitter.com/eldestape_radio/status/1671143982754316288

Testimonios de manifestantes levantados por La Izquierda Diario

En JxC le echaron la culpa al gobierno nacional:

https://twitter.com/A24COM/status/1671276621066649600

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *