Sucedió en un UPA de Longchamps, una policía de la provincia terminó esposando a una enfermera que se negó a hacer un análisis a un detenido por estar atendiendo a una persona que sufría un infarto.

Un verdadero escándalo y un brutal abuso de autoridad por parte de una agente de la policía de la provincia de Buenos Aires generó indignación en un establecimiento UPA en el sur del conurbano.

La policía llegó al establecimiento de salud con un detenido, por orden de un fiscal debían sacarle sangre para analizar, la enfermera que debía llevar adelante esta práctica se encontraba en un código rojo atendiendo a una persona que tenía un infarto.

La agente ordenó a la enfermera que dejara a este paciente en peligro y realizara el análisis pedido por la justicia, la trabajadora de la salud se negó y la agente policial le puso las esposas que le quitó al detenido que estaba acusado por tentativa de homicidio.

La trabajadora del UPA terminó “esposada” y acusada por la agente policial bajo la figura de “resistencia a la autoridad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *