Foto: Agencia Paco Urondo

La Inspección General de Justicia denunció el salvataje de la justicia comercial ante una denuncia por irregularidades en un negocio de Macri dentro del “fidecomiso ciego” que armó cuando era presidente y su nombre impactó en los Panamá Papers.

La empresa se llama Agro G (Agropecuaria del Guayquiraró), el expresidente es solo un socio minoritario y su participación dentro de esta quedó bajo el tutelaje de un fidecomiso ciego, que no fue tal porque en realidad lo manejaban hombres y mujeres de su entorno.

Lo cierto es que Agro G tuvo pérdidas durante los años que Macri fue presidente, sin embargo cuando dejó la presidencia recibió 54 millones de pesos, un millón de dólares de aquel momento, en concepto de ganancias. Fue el único socio que cobró.

En el último año la empresa decidió vender acciones, Macri las compró a solo $1, cuando en realidad costaban $1.000.

A raíz de esta maniobra fue denunciado en la justicia y pasó lo que ya es una costumbre, la justicia lo desestimó.

Seguridad Financiera S.A se llamó el armado financiero (fidecomiso ciego) donde Macri, el intachable presidente, depositaría todos sus bienes para que fueran administrados por alguien ajeno a su entorno, claramente eso no sucedió. Ni puso todos sus bienes, ni los que si puso fue manejado por gente ajena a él ni a su entorno.

Un dato sobre el millón de dólares que cobró Macri, según Página 12 el dato llamativo es que esa cantidad la recibió en cheques endosados de otra sociedad, Latin Bio S.A., en la que la esposa del expresidente, Juliana Awada, es accionista.

El expediente fue a la Sala C de la Cámara de Apelaciones en lo Comercial. Los jueces admitieron que la ampliación de capital fue irregular, pero consideraron improcedente la declaración de irregularidad e ineficacia del cobro de los 54 millones de dividendos.

La IGJ denunció esta maniobra como fórum shopping (elegir el juez) y argumentó sobre el fallo: “si la ampliación de capital fue inválido, mal puede avalarse la legalidad del pago de dividendos a quien se hizo con esas acciones de la ampliación de capital”.

El organismo conducido por Guillermo Nissen denunció a nueve de los 16 integrantes de la Cámara por prevaricato, incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad. la IGJ calculó que, actualizados los 54 millones de pesos, lo que recibió Macri equivale a 401 millones de pesos, o 1.092.000 dólares, cifra que el expresidente debería devolverle a la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *