Lo sucedido con Maia, la niña de Villa Lugano desaparecida el lunes y encontrada en hoy en General Rodríguez, puso de manifiesto una problemática que golpea a la sociedad argentina y en especial a los centros urbanos.

Según los datos que se desprenden del último censo hecho en 2019, había 1.141 personas que vivían en la calle. En una trabajo realizado por voluntarios que recorrieron las avenidas de la ciudad durante las 24 horas la cifra fue de 7251 personas, de las cuales el 16% eran menores de edad, un total de 871 niños, niñas y adolescentes que vivían sin un techo en la capital del país.

Sin embargo esas cifras crecieron exponencialmente con la llegada de la ppandemia y los efectos sociales que generó. Horacio Ávila, coordinador de Proyecto 7, advirtió en una nota con el portal El Destape: “Debe haber más de 2000 mil pibes en las calles. Calculamos un aumento del 30 por ciento de la población que vive en la calle, es un número terrible”.

Y agregó: “Hay criaturas que están solas en la calle y otras, como el caso de Maia, que están con su mamá en alguna ranchada (sic). A los menores no los podemos encuestar pero sí los contabilizamos, y de los que están con su familia o lo que fuera sí podemos tomar algunos datos en relación al adulto”.

Es para destacar que la cantidad de camas en los centros de integración para personas en situación de calle no alcanzan ni para la mitad de esa población.

Según la legisladora del Frente de Todos Lorena Pokoik no existe relevamiento alguno sobre la cantidad de menores que hoy viven en la calle y que siempre, y sistemáticamente el gobierno que comanda Horacio Rodríguez Larreta “ha obstaculizado todos los datos y pedidos de informes”.

“La de Maia fue una desaparición evitable. Esa niña no tuvo intervención del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, de ninguna de las direcciones que debió advertir su situación”, aseguró la legisladora.

Pero cuánto es lo que el gobierno de Larreta puede o podría hacer, la respuesta está sin duda en el presupuesto presentado ante la legislatura de la ciudad y que es la hoja de ruta d elas buenas, o no, intenciones del ejecutivo.

En este sentido la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia advierte que el presupuesto destinado a mejoras habitacionales disminuye un 17% en relación al año anterior.

“El presupuesto destinado a la protección de las personas en situación de calle no contempla ningún aumento presupuestario para el 2021 y la meta de familias asistidas por los subsidios habitacionales (Decreto N° 690/2006) se mantiene fija en 19.600 familias, aunque se estima que esta población aumentó notablemente en el actual contexto de crisis”, destacaron desde la ACIJ.

Seguinos en Instagram:

La ciudad de Buenos Aires como la gran Urbe del país es sin duda la que más siente esta problemática, sin embargo y la luz de los datos su gobierno poco hace, ha hecho y todo indica que no hará en el futuro para poder comenzar a solucionarlo.

Además el sector privado avanza sin concesiones, un dato más que preocupante del CELS indica que el año 2020 “los desalojos estuvieron a la orden del día a pesar de la vigencia del decreto 320, que los prohíbe”, y señala que el gobierno de la Ciudad “no tiene ninguna política de protección  ni de contención. No existieron canales de denuncia”.

La desaparición de Maia terminó bien, la niña pareciera estar en perfecto estado de salud y no presentaba hasta el momento de estar elaborando esta nota ningún síntoma que agrave su cuadro. Sin embargo su difícil vida, al igual que la de otros centenares de niños, no tiene por delante prevista ninguna mejora y esto es preocupante.

PODÉS LEER TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *