El impuesto fue creado para recaudar ceca de $300 mil millones y así hacer frente a los efectos económicos negativos que trajo consigo la pandemia del coronavirus. Afecta a personas que tengan fortunas superiores a $200 millones, es por única vez y hasta existe la oportunidad de poder pagarlo en cuotas.

Sin embargo se multiplican las maniobras para poder esquivar pagarlo, desde no actualizar declaraciones juradas hasta las ya esperadas medidas cautelares presentadas en la justicia.

Una de esas presentaciones es la de la hija de Nicky Caputo, María Candelaria Caputo, quizá el mejor amigo del ex presidente. Ella busca que la justicia le de la posibilidad de no pagar el impuesto, no realizar su aporte solidario por única vez.

Su presentación fue realizada en el juzgado que está cargo de Enrique Lavié Pico para evitar el pago del impuesto a las grandes fortunas. Junto a otros familiares recibió los beneficios por la venta de SAICYF a TGLT SA, ocurrida en enero de 2018 y esto la ubica en condiciones de pagar.

Este próximo 30 de marzo debería vencer el plazo para la presentación de declaraciones juradas y la cancelación del impuesto, esta se extendió hasta el viernes 16 de abril inclusive informó la AFIP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *