Mediante una resolución que lleva la firma de la ministra de justicia Marcela Losardo, la IGJ le retiró el permiso de funcionar a la fundación Grupo Sophía, creada por el actual jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta.

Horacio Rodríguez Larreta la fundó en 1994, sirvió desde ese entonces para aportar ideas y cuadros a la estructura del PRO de Mauricio Macri y en los últimos años a la coalición Cambiemos.

Según informa el portal El Destape, la fundación no presentaba balances desde hacía 15 años, no designaba autoridades hacía 18 y no tenía domicilio alguno. Por esto y a través de la resolución 141 que lleva la firma de la ministra Losardo, la IGJ comandada por Ricardo Nisse, organismo que controla y fiscaliza sociedades y fundaciones, avanzó y determinó que las faltas encontradas ameritaban tal decisión.

El último contacto que la fundación de Larreta había tenido con el organismo fue en 2010, por esto se inició un proceso para  “verificar determinados aspectos de su funcionamiento y, en su caso, intimarla a regularizar su situación”.

La Inspección General de Justicia visitó su último domicilio y no encontró nada, envió cartas a las últimas autoridades declaradas y solo pudo dar con tres de ellas, Eugenio “BURZACO, Raúl RIGO y Juan SEGURA”.

Por las irregularidades constatadas el Ministerio de Justicia dispuso: “Que la falta de presentación de estados contables o cambios en la composición de sus autoridades, sumado a la falta de registración de una nueva sede social hace suponer, prima facie, que la entidad no estaría desarrollando las actividades para las cuales le fuera otorgada -en su momento- la autorización para funcionar; mientras que de configurarse el supuesto en el que la fundación se encontrase activa, ello evidenciaría una clara actitud de obstaculización a las funciones de fiscalización que la INSPECCIÓN GENERAL DE JUSTICIA tiene a su cargo, impidiendo su efectivo ejercicio”.

El documento que retira la autorización, y que detalla El Destape, y dispone a su vez la liquidación de la fundación dice: “Que en cualquiera de las dos situaciones planteadas, ya sea la gravedad en el incumplimiento de sus obligaciones para con el organismo de control o el haber dejado de desarrollar las actividades propias de su objeto social, corresponde el retiro de la autorización para funcionar a la ‘FUNDACIÓN GRUPO SOPHIA’, en el primer supuesto entendida como sanción generada por la inobservancia de los deberes que tiene a su cargo y en el segundo caso como medida inevitable ante la inexistencia de un sujeto a quien controlar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *