El gobierno de la ciudad de Buenos Aires vive en alerta, además de los 60 respiradores pedidos a Nación por la falta de estos en el sector privado, ahora le cede a las prepagas la sala 2 del hospital Muñiz.

El jefe de gobierno porteño recibirá hoy a dueños y gerentes de las empresas de salud privada, comúnmente conocidas como prepagas, y allí les confirmará que 20 camas de terapia intensiva del hospital Muñiz les serán cedidas para enfrentar el colapso en sus sistemas de salud.

Resta saber quién se hará cargo de los recursos humanos e insumos médicos, los cuales comenzaron a escasear desde el desembarco de la segunda ola y las nuevas variantes del coronavirus.

El espacio que será cedido a la salud privada es el pabellón Koch, un espacio que pertenece a la Universidad de Buenos Aires, que estuvo muchos años en desuso y fue recuperado el año pasado durante los primeros meses de la pandemia.

El gobierno de Larreta enfrenta la crisis sanitaria más importante en la historia de la ciudad. El lunes el ministerio de salud porteño decidió cerrar la guardia del hospital Fernández y destinar esta área a solo pacientes Covid.

El hospital Muñiz, especializado en enfermedades infecciosas y respiratorias, cuenta con espacio todavía como para sumar camas o recibir pacientes, el problema es que el gobierno ha decidido avanzar sobre el sistema público de salud a favor del privado, sin todavía llegar al pico de contagios, que según especialistas llegaría en la primera semana de mayo.

La mayor duda de esta decisión recae sobre personal e insumos, hasta aquí lo que publica el portal El Destape es que el gobierno porteño se haría cargo de estos recursos y se los facturaría a las empre4sas privadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *