“PyMEdemia: Argentina, con menos empresas que hace diez años”, es el título del informe de la consultora “Ecolatina” del cual se desprenden los escalofriantes números.

La pandemia deja un daño irreparable en términos económicos, las 20 mil empresas Pyme que tuvieron que bajar sus persianas dejaron como resultado final la destrucción de más de 100 mil puestos de trabajo formal.

Tal como lo describe la consultora el sector más perjudicado ha sido el de servicios, el 95% de las firmas que cerraron pertenecían a este rubro, representando una caída de 5%. De esta forma, la plaza total de empresas se redujo un 4,2% y volvió a los niveles de 2008.

Cabe destacar que los resultados de este trabajo incluyen solo datos del 2020 y en esta primera mitad de año se registra, tanto en el consumo como la inversión, ciertas mejoras en los indicadores impulsadas por la obra pública y el impulso privado a la construcción.

Desde la consultora afirman: “En la primera mitad del año, tanto el consumo como la inversión mostraron algunas señales de reactivación. El primero, alentado por la recuperación de parte de los puestos de trabajo perdidos en 2020, y la segunda por la obra pública y el impulso privado a la construcción. A pesar de estas mejoras, la cantidad de empresas, una variable clave para pensar no sólo en el crecimiento actual, sino también en el futuro, no está logrando seguirle el paso”.

 El mundo Pyme vive un crítico momento, antes de la pandemia había sentido el choque de las políticas económicas desplegadas por el macrismo y que costó la vida de cerca de 18 mil empresas.

Cabe destacar que entre 2003 y 2011 la cantidad de Pymes creció un 60%, estancándose hasta el año 2017 que es cuando comienzan a impactar los tarifazos impuestos por las energéticas y aceptados por el ejecutivo en manos de la hoy oposición.

Hoy este universo se encuentra en un total estimado al que existía en la primera presidencia de Cristina Fernández. Desde entonces la oferta laboral creció un 6% y no logró absorber el total de trabajadores que ingresaron al mercado que ronda un 15% en igual período.

“En una economía pujante con opciones de inversión, se abrirían empresas, en tanto el sector privado se mostraría dispuesto a asumir riesgos y emprender nuevos proyectos, confiando en su rentabilidad”, indicó la consultora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *